Mancomunidad_Navarra_Sur_en_los_Mallos_de_Riglos

publicado en: Sin categoría | 0
panoramica senderismo riglos
Vista panorámica desde el mirador de Ventuso

La verdad es que llegar hasta aquí había sido fácil, son ya años de experiencia en la preparación de esta clase de jornadas, y algo me decía que habíamos tenido la suerte de encontrar un buen guía. Las indicaciones, la descripción de la ruta y todo lo que íbamos a ver a lo largo de la mañana del veintinueve de mayo nos había quedado bastante claro a mí, como organizador, y a los 43 senderistas que me acompañaban esa mañana, que no habían querido perderse estas características formaciones que tanto había oído hablar alguno y que repetían otros aunque eso les costase levantarse a las 6 de la mañana.

Tras casi un mes de preparación, de llamadas, e-mails y otros mensajes, por fin estábamos en Murillo de Gállego con nuestro guía Raúl, de Píxel Vertical, al que habíamos recogido unos kilómetros atrás y que ya se había presentado en el autobús.

Desde allí nos dirigimos atravesando la pasarela colgante que saltaba de alegría a nuestro paso, a Riglos,  pueblo situado en los mismísimos pies de los Mallos. Raúl nos fue explicando la formación de los mismos, sus características y el nombre de los más importantes (El Puro, Pisón, Firé, La Visera…) algunos de los cuales había escalado varias veces.

Y a partir de aquí comenzaba lo verdaderamente bonito, el ascenso por el “Camino del Cielo” una ruta que nos llevaría, a través de sendas y senderos a un mirador espectacular que hizo que todo el agotamiento de algunos mereciese la pena. Y como además de guía nos topamos con un excelente fotógrafo, estas vistas están incluso mejoradas en las fotos de este blog.

senderismo Riglos
Comenzamos la jornada dejando atrás Murillo de Gállego.
Mallos de Riglos
Poco a poco, nos vamos acercando a los pies de los gigantes.
vuelta a Riglos
Poquito a poco, vamos llegando a los más alto

 

senderismo Riglos
La bajada, para algunos mejor, para otros, peor.

Durante la subida se iban alternando pausas con breves explicaciones sobre el entorno y tramos de ascenso para el disfrute de todos los que le acompañábamos ese día, y que además servían para que los

senderismo Riglos
Vista lateral del mallo de la Visera, en el que varios escaladores intentan escalar hasta su cima.

que íbamos a la cola de la expedición no perdiéramos la visual de los que iban por delante.

Tras llegar al punto más alto y reponer fuerzas con bocatas, fruta y alguna que otra bota de vino, comenzó el descenso, algo complicado para algunos y un alivio para otros. Pudimos ver los Mallos desde otro punto de vista y  a varios escaladores “asaltando” algunos de ellos.

Ya en Riglos de nuevo, visita de cortesía al bar de la localidad (nos habíamos ganado “la de la victoria”) y al autobús, a disfrutar de una buena comida a base de brasas que también nos habíamos ganado, en la que Raúl tampoco quiso dejarnos solos, y donde alguno incluso se animó con la guitarra. Pero esto ya es otra historia.

 

VER TODAS LAS FOTOS DE LA VUELTA A LOS MALLOS DE RIGLOS